AMANECE…

Amanece.

Empieza un nuevo día lleno de sorpresas…

Desayunamos.

Leemos la prensa y la palabra guerra asoma entre letras y rótulos.

Caminamos por las calles desnudas,la palabra guerra se desliza lentamente en nuestros oídos,susurradas por las noticias de la radio.

Nuestras miradas se esconden ante la palabra guerra,que sigue impasible burlándose.

Regresamos a casa,en  televisión las trágicas imágenes de la guerra,comemos entre guerra,guerra y guerra…

Sentados en nuestros cómodos sillones, las noticias de muertes,asesinatos,maltratos,abusos sexuales,tratan de familiarizarse con nosotros; adentrandose  en nuestra intimidad queriendo demostrarnos  que es algo natural,algo incomprensiblemente natural,mientras  se va apoderando de la gente sensible la impotencia,el desanimo.

Creando en otro tipo de personas la seguridad de que la maldad y la violencia son gratis,y esta clase de noticias alimenta sus bajos instintos y les da permisividad para que sus desajustadas cabezas traten de imitar tanta locura,de la que la mayoría de las veces salen muy bien parados,ya que les damos la oportunidad de reirse sarcásticamente de los errores de unas injustas leyes.

Las lágrimas de tantas víctimas directas o indirectamente no encuentran su espacio y se mezclan con los gritos de “NO A LA GUERRA”.

Merendamos entre guerras,cultura,música y un sin fin de contradicciones.

Al llegar la noche,escuchamos de nuevo,guerra,guerra,guerra.

En las películas se refleja una realidad de violencia.

En la realidad se refleja la película vinculaba a la violencia.

Cerramos los ojos librando mil batallas en la que los sueños nos guían hacía la paz.

PAZ.

Despertamos de nuevo aferrándonos a la magia y a lucha diaria que supone elevar entre las multitudes la bandera del amor.AMOR.

Damos gracias por gozar de la compañía de personas pacíficas muy a pesar de las guerras y seguimos pidiendo justicia y paz en un mundo donde el débil,el anciano y el niño pierden sus derechos entre guerras y guerras…   Elssa Ana




Anuncios

2 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. gaviotalibre
    Feb 26, 2011 @ 18:52:59

    La bandera del amor dices? ojalá mi querida Elssa, parece que nos acostumbramos todos, al dolor ajeno sentados desde nuestro cómodo sillón.
    Gracias por tu apoyo y cariño en tu blog, eres un cielo
    Feliz sábado guapísima

    Responder

  2. elssamolina
    Feb 26, 2011 @ 21:43:06

    No creo que nos acostumbremos nunca al dolor ajeno,porque aunque nos parezca lejano y distante,inevitablemente nos toca,nos toca los labios y nos deja a veces mudos,nos toca los ojos y nos deja ciegos;pero cuando nos toca el corazón nos damos cuenta de una cosa.
    ¡Que el dolor ajeno es nuestro dolor¡
    ¿Mi apoyo en tu blog?Te mereces un aplauso por la belleza que expresas,muchos agradecimientos porque las olas de tu mar llegan a la arena de muchas playas,dando colorido y poniendo paisajes.No te dejes avasallar y sigue siendo la persona maravillosa que alguien se empeña en descalificar.¿Será la envidia? Besos preciosa y gracias por tu visita

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: